Proyecto IV - Los bordes de la ciudad - Río Manzanares


Bocetos Instagram




proceso maqueta man<anares


Propuesta y Obra final






Para la realización de este proyecto acerca de los bordes de la ciudad he elegido el Río Manzanares ya que me parece que es el punto físico más claro donde se delimita la ciudad de la nada. A un lado el caos, la contaminación y el tráfico, al otro, Casa de Campo, la paz y la calma. 
Para plantear el proyecto hice varias visitas al río para conocer mejor sus características, las cuales desconocía completamente.

Elegí como punto de partida el puente de los Franceses y completé ese recorrido hasta el Estadio Vicente Calderón. En ese paseo iba haciendo anotaciones, fotografías de texturas, colores y formas, bocetos de elementos que me parecían interesantes para tener material a la hora de enfocar el trabajo más profundamente.
También me sirvió de gran ayuda visitar en varias ocasiones el museo de Historia de Madrid. Allí encontré diversas maquetas interesantísimas de la evolución de Madrid y mucha información sobre el río.

Con ese material y queriendo hacer algo diferente en relación al collage pero sin desvincularme de él, quise materializar el collage y traer de una manera conceptual el río a clase. Para ello, seleccioné elementos que aparecieron durante el recorrido y los embotellé para transportar al aula el olor, la textura, la luz y el color que esos elementos tenían en su contexto.
A su vez quería hacer una investigación cromática de esos elementos y llevé el color total a su equivalencia en Pantone para descubrir qué colores habitan en ese borde de la ciudad del que estamos hablando. 
Como referentes para este proyecto de embotellado conceptual y de transportación del río al aula me sirvieron de gran ayuda estos artistas que han trabajado con el mismo procedimiento pero de diferente manera. Naoko Ito y su Urban Nature, Gods in Bottles and concrete crocodiles del British Folk de la Tate, y Juan Manuel González Vidal y sus objetos en formol.

A lo largo de este proyecto quise también dedicar una parte a la forma que traza el río sobre la parte oeste de la ciudad de Madrid. Me resultaba muy interesante plasmar esa forma en una maqueta abstracta pero que explicase fielmente la forma del río a lo largo de la ciudad a través de sus puentes.
Los puentes del río me parecían el nexo de unión entre esos dos mundos del que trataba este trabajo, son la entrada y la salida a la ciudad y al paisaje.

Para la realización de esta maqueta compré una plancha de hierro y soldé varias varillas de alambre gordo al bies desde un orígen que era el puente de los Franceses. Cada una de esas varillas está situada a la altura de cada puente que se halla en la Ribera del Manzanares ya que, como he dicho anteriormente, eran el leitmotiv de esta segunda parte del proyecto y quise investigar en la forma conceptual que estos trazaban como si de una obra de Calatrava se tratase.